lunes, 23 de julio de 2012

El estanque


 - …
 - Deberías rendirte a la evidencia y abandonar el fuerte ilusorio que has levantado a tu alrededor. La obstinación, aunque comprensible en tu situación, nada significa para mí. Tú mismo puedes entender que se trata de una respuesta primitiva y pueril de tu automatismo animal.
 - …
 - Si eso es lo que quieres, que así sea, pero no entiendo qué beneficio planeas sacar de ello. Es el debate sobre la superioridad un punto que juega en tu contra desde el principio. Ambos lo sabemos.
 - …
 - Intentas justificar una realidad que únicamente existe a través de tus limitados conocimientos. Disculpo tus palabras ya que no puedes saber que el axioma por el que se rige tu pensamiento aún no ha sido. No puedes ser ya que no serás hasta dentro de mucho. Para usar una clasificación que puedas asumir como familiar, perteneces a un filo, una clase, una orden y una familia de tu reino que no existen. Tu mera respiración te convierte en una criatura que, simplemente, no tiene cabida. La Razón todavía no te ha concebido y por tanto aún te hace ajeno al Logos.
 - …
 - Porque estás ahora mas no puedes ser ahora.
 - …
 -¿No me estoy expresando en términos que puedas entender con facilidad? Lo lamento, pero únicamente intento contestar a tus preguntas con palabras que te ayuden a ver el por qué. Por favor, no cometas el error de encerrarte en los significados que éstas tendrán.
 - …
 - Es mi obligación. Debo solucionar un largo número de falacias que te han traído ahora. Comprendo que, bajo tu punto vista, mis acciones puedan resultar agresivas, incluso malintencionadas o directamente malvadas, pero no puedo dejarte permanecer en este punto. Es crucial para mí que lo entiendas, te ruego que al menos lo intentes.
 - …
 - No, no soy una deidad como tú la definirías ni en ningún otro aspecto y, aunque así fuese, carece de importancia. Quien soy o lo que soy no afecta al hecho que ha reclamado mi atención. ¿Facilita esta respuesta tu correcta asimilación de esta conversación?
 - …
 - Vuestros hallazgos son, sin género de duda, notables. No obstante, el uso que pretendéis hacer de ellos parte de un error que no conoceréis.
 - …
 - Escucha atentamente pues lo que voy a decirte es de capital importancia. Habéis cruzado una línea oculta que ibais a cruzar, ergo teníais que hacerlo, pero aquí termina para vosotros, aquí se encuentra el horizonte insalvable de vuestras cábalas. Esta vez, vuestra curiosidad no será saciada.
 >> Ni tú ni los vuestros podréis viajar de nuevo hacia el Arjé. El fallo de las leyes físicas que aprovechasteis será solucionado y vuestros descubrimientos a este respecto devendrán en inútiles fórmulas de galimatías matemáticos. ¿Has comprendido?
 - …
 - Nada más lejos, es solo que el precio que el Universo habría de pagar por vuestras ansias sería demasiado caro.
 - …
 - Imagina la más inofensiva de las acciones. Imagina a un niño observando las aguas inertes de un estanque. Aburrido, el niño se agacha y recoge una piedra para tirarla al agua. La piedra rompe la superficie en un punto determinado del estanque, produciendo ondulaciones mientras se hunde trazando una danza errática y aparentemente imprevisible hasta que llega al fondo.
 >> El mismo niño vuelve a mirar las aguas y a tirar la misma piedra, pero alguien, uno de vosotros, se encuentra allí para observarle. ¿Caerá la piedra en el mismo punto del estanque, creará las mismas ondas y se hundirá hasta alcanzar el mismo lugar? Como ya sabéis, el mero hecho de observar al niño, de añadir un cuerpo que en el mismo punto del entonces no se encontraba allí, cambiará el anterior curso de los acontecimientos en menor o mayor grado. ¿Cómo calcular, manipular y corregir todas esas variables, algunas de las cuales ni siquiera sabéis que existen?
 >> Eventualmente os daríais cuenta de que la solución de los errores provocados conllevaría avanzar en el tiempo ya pasado, pues las ecuaciones correctamente solucionadas que representan el ahora habrían dejado de tener sentido. De este modo incurriríais en un sinfín de nuevas paradojas de imposible solución, de una forma similar a las ondas creadas por la piedra al perturbar la superficie del estanque.
 - …
 - Así es. ¿Comprendes entonces por qué se os niega el acceso a este conocimiento?
 - …
 - No, yo no lo sé todo y poco más puedo decirte.
 - …
 - No, no puedes regresar al ahora que has dejado atrás, es por ello que debías entender todo lo que te he contado. Has dado un paso que estabas obligado a dar, pero ahora debo tomar medidas drásticas para enderezar lo que habéis torcido.
>>Tu yo presente debe desaparecer del ahora pasado. Es la única forma de resolver las incógnitas de este nuevo problema. Integración, simplificación… Para tu realidad, desgraciadamente, significa la desaparición de tu consciencia presente.
 - …
 - No se trata de justicia, moralidad o ética. Es el pequeño sacrificio que vuestros cálculos exigen.
 - …
 - Es una decisión inapelable en la que ni tú ni yo tenemos capacidad de elección.  Lo lamento.
 - No… ¡No!... ¡NOOOOOOO!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada